María Antonia Blasco Marhuenda (Verdegás, Alicante, 1965) es una científica española especializada en los telómeros * y la telomerasa. Doctora en Bioquímica y Biología Molecular por la Universidad Autónoma de Madrid bajo la dirección de Margarita Salas Falgueras, del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (UAM-CSIC). Cursó una estancia postdoctoral en el laboratorio de la Dra. Carol Greider en el Cold Spring Harbor Laboratory, NY, USA. Desde el 22 de junio de 2011 dirige en España el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO). Su investigación ha dado lugar a una de las empresas spin-off del CNIO en 2010.
(*) región de ADN no codificante que se encuentra en los extremos de los cromosomas lineales

    • ¿Qué personas y/o circunstancias te llevaron a estudiar Ciencias Biológicas?

No fue mi primera elección, al principio pensaba dedicarme al periodismo de investigación. Pero asistí a una charla de orientación universitaria sobre ingeniería genética, donde nos hablaron del ADN recombinante y la biología molecular, y para mí supuso un descubrimiento fascinante. Tuve claro de inmediato que quería dedicar mi futuro profesional a la investigación en este campo. También me motivaron mis dos mejores amigos, que eligieron carreras de ciencias.

    • ¿Cómo eras en tu infancia? ¿Ya “apuntabas maneras…científicas”?

Creo que sí. Recuerdo que siempre pedía a mis padres juguetes “científicos”, un kit de química entre ellos.

    • ¿Hubo algún profesor o profesora que le resultara especialmente inspirador? ¿Qué debe tener a su juicio un buen maestro?

En el instituto no recuerdo especialmente las clases de biología. Lo más inspirador para mí fue el curso de orientación universitaria donde me hablaron de la “ingeniería genética” y el ADN recombinante. Pregunté si eso se podía hacer en España y me dijeron que sí, que uno de los sitios líderes era el Centro de Biología Molecular en la Universidad Autónoma de Madrid. Entonces decidí que tenía que conseguir hacer Biología allí. Sin embargo, para mi decepción fue imposible ya que me “correspondía” estudiar en Valencia. Me fui a Valencia, pero tan pronto como puede me fui a la Autonóma de Madrid. Esto fue gracias a que Margarita Salas me aceptó en su grupo de investigación como estudiante en prácticas en 4º y 5º de carrera.

    • ¿Quién te inició en el estudio de los telómeros?

Yo misma me acerqué a este tema de estudio mientras estaba haciendo mi tesis doctoral con Margarita Salas. Unos años antes, las investigadoras Carol W. Greider y Elizabeth Blackburn habían descubierto la enzima telomerasa, que se consideraba un componente celular clave para solucionar en organismos complejos el problema sobre el que estaba desarrollando mi tesis. También se empezaba a sospechar que estaba relacionada con el envejecimiento y el cáncer. Como estos son los dos ámbitos en los que siempre estuve interesada en investigar, decidí especializarme en los telómeros. Entre Carol y Elisabeth, elegí a Carol porque su grupo estaba en el Cold Spring Harbor Laboratory de Nueva York, la “Meca” de la Biología Molecular, cuyo Director era James Watson (el descubridor de la estructura del ADN) y donde había trabajado Barbara McClintock, una de las pioneras en el estudio de los telómeros.

    • Uno de los sueños del ser humano es disfrutar de una vida longeva y feliz. La utilización de la telomerasa como elixir de la juventud ¿qué repercusiones tendrá sobre la sociedad? ¿Es algo factible a corto plazo?

En general los científicos no aspiramos a lograr la “eterna juventud”, sino a que en el futuro envejezcamos de una forma mucho más saludable, con menos enfermedades. Ahora sabemos que el envejecimiento celular es el germen de la mayor parte de las enfermedades adultas (cáncer, neurodegenerativas, cardiovasculares). Por lo tanto es claro que para poder combatirlas, e incluso erradicarlas o prevenirlas, hay que entender este proceso a nivel molecular. El acortamiento de los telómeros es una de esas causas primarias de que nuestras células envejezcan. La telomerasa podría ayudarnos a evitar el envejecimiento porque es capaz de mantener los telómeros jóvenes. En ratones ya hemos conseguido retrasar todas las enfermedades mediante la telomerasa. Ahora se trata de aplicar estos descubrimientos a enfermedades humanas. Pero todavía falta mucha investigación para que esto sea una realidad para el ser humano.

    • ¿Cómo es tu día a día en el CNIO?

Suelo tener siempre varias reuniones, internas y externas. Tengo también tiempo para mi grupo de investigación, para hablar con los estudiantes y para pensar nuevos proyectos científicos.

    • ¿Asusta la responsabilidad de dirigir un centro pionero en investigación médica? ¿Qué o quiénes te dan la fuerza necesaria para realizar tu labor?

Antes de ser directora ya había ocupado otros puestos de responsabilidad. Fui directora del Programa de Oncología Molecular durante diez años, y vicedirectora del CNIO otros cinco. Estar al frente de este Centro supone al mismo tiempo un desafío y una gran satisfacción porque es un lugar excepcional, con unos investigadores de primerísimo nivel que han hecho que nuestra ciencia brille más que nunca.

    • ¿Es más complicado triunfar en el mundo de la Ciencia siendo mujer o estamos ante un tópico ya trasnochado?

Lamentablemente no es una cuestión trasnochada. Acabamos de tener un triste ejemplo, con las opiniones públicas del Nobel Tim Hunt sobre la segregación de sexos en el laboratorio. Opiniones como estas son incomprensibles en pleno siglo XXI, pero dan una idea de los estereotipos y sesgos de género que quedan todavía por derribar para que consigamos una igualdad real.

Además sigue existiendo el tópico injusto de que las mujeres no nos interesamos por la ciencia, cuando no es verdad. Hay más mujeres que hombres en las etapas de formación y especialización de las carreras de ciencias experimentales, pero tenemos más dificultades para acceder a los puestos de responsabilidad y nuestros sueldos aún son hasta un 25 % más bajos que los de los hombres. Hay estudios que han demostrado que se valora mejor el currículum de un hombre, y se le ofrecen salarios más altos, que cuando presenta el mismo currículum una mujer.

Hay muchos pequeños factores que, acumulados, terminan generando grandes diferencias entre las carreras de hombres y mujeres. Y no debemos limitarnos a dejar pasar el tiempo para que el problema se “solucione solo”, tenemos que actuar activamente contra él.

    • Su trayectoria académica y profesional es impecable. ¿Qué dificultades ha encontrado en el camino?

Mientras me he mantenido dentro de mi grupo de investigación, pocas dificultades o ninguna. Cuando eres distinguida y te ofrecen puestos de responsabilidad, sí que he notado más reticencias. Creo que son las envidias, el “¿y por qué no yo?”. Las mujeres no solemos pensar así, pero muchos hombres sí se lo preguntan cuando ven que hay una mujer por encima de ellos en la cadena de mando.

    • ¿Qué logro científico te gustaría realizar? ¿Y a nivel personal?

Un logro científico sería mejorar cómo entendemos las enfermedades y las maneras de curarlas y prevenirlas. A nivel personal, quiero mantenerme ilusionada por mi trabajo y disfrutar de mi tiempo privado con las personas a las que quiero.

    • ¿Será posible vencer en un futuro próximo algunos cánceres agresivos como el de páncreas?

No sé si en un futuro próximo, pero sí creo que acabaremos venciéndolos si apostamos por la prevención y la investigación. Hace unas décadas parecía casi imposible alcanzar la supervivencia que hemos conseguido en algunos tipos de tumores: cáncer de mama, melanoma, cáncer infantil… Los avances que ya se han hecho nos hacen ser optimistas sobre los cánceres que todavía se resisten.

    • La OMS recomienda practicar ejercicio con regularidad para conservar la salud. ¿Le queda tiempo para el deporte?

Sí, hago bastante deporte. Hago ‘running’, corro unos 6-7 km tres o cuatro veces a la semana. También me gusta caminar por la montaña y nadar.

    • A algunos de nosotros nos encantaría dedicarnos a la investigación ¿cómo podemos prepararnos ya desde el instituto?

Además de optar por las asignaturas científicas, obviamente, buscad el apoyo del profesor o profesora que más os estimule, y también a un buen orientador académico que os asesore sobre todas las opciones que existen; os ayudará a descubrir en qué disciplina encajan mejor vuestros intereses y aptitudes (Química, Biología, Matemáticas, Astronomía…). También es muy positivo que asistáis a las actividades de divulgación científica que se celebren en Burgos. Es importante también desarrollar el pensamiento crítico y analítico y por supuesto no descuidar el inglés, que es el idioma de la investigación. Una de las muchas satisfacciones que os dará la ciencia será poder trabajar mano a mano con colegas de todo el mundo.

    • Es usted Ministra de Educación. ¿Qué materias o propuestas incorporaría al currículo de Educación SECUNDARIA?

Incorporaría una asignatura sobre conceptos médicos básicos que nos educara sobre patología y enfermedad humana, sobre la importancia de los hábitos de vida sanos para no enfermar, etcétera.

    • ¿Has leído recientemente algún libro digno de recomendación? ¿Existe alguna película que hayas visto varias veces?

Estoy leyendo ahora mismo varios libros de Richard Feymann, un científico visionario, me gustan muchas de las cosas que dice. En cine, hay algunas películas de Lars Von Trier y de David Lynch que he visto varias veces.

    • ¿Qué fracción del día dedica al ocio? ¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre?

Procuro reservar un tiempo al ocio, es muy importante para llevar una vida saludable. Como decía antes, hago todo el deporte que puedo. Además me interesa el arte contemporáneo, el cine, la música, el teatro… Para mí, un día perfecto es aquel en el que voy a correr o a dar un paseo por la sierra, y después voy al cine y a cenar con amigos.

    • ¿Son los españoles buenos investigadores? ¿Se nos valora más en el extranjero que en nuestro país?

En España tenemos unos investigadores excelentes, pero solo podrán desarrollar al máximo sus aptitudes si se les proporciona un sistema de ciencia e innovación sólido. Espero que no retrocedamos en el terreno que habíamos ganado en los últimos años. En unas décadas, la ciencia española ha conseguido colocarse en una posición muy competitiva a nivel mundial.

Y por supuesto que somos muy bien valorados fuera de nuestro país. El CNIO por ejemplo participa en muchos proyectos coordinados a nivel europeo, y nuestros investigadores tienen múltiples colaboraciones con instituciones extranjeras.

    • ¿Cómo se consigue ser un icono para la ciencia en este país y conservar la humildad que usted muestra?

Creo que hay que preocuparse por seguir mejorando, no podemos dormirnos en los laureles. El mundo científico es vasto y hay investigadores excelentes por todo el mundo. Desde España tenemos que estar entre los mejores.

    • Háblenos de un lugar que le parezca ideal para retirarse a contemplar el paisaje y descansar…

Hay muchos sitios muy bonitos. Quizás de los que más me han inspirado últimamente están algunos sitios de la costa de Cádiz, al lado del mar, viendo África en el horizonte.

    • Un país que invierte en I+D+I es un país que….

…invierte en el bienestar de sus ciudadanos, en su educación y en su futuro económico.

    • Su filosofía de vida es…

La vida es un viaje fascinante, a veces hay escollos pero sobre todo hay sitios y personas maravillosas que hacen que merezca la pena.

    • Elija una causa humanitaria con la que colaboraría sin pensar…

La investigación en desentrañar por qué se producen la mayor parte de las enfermedades. Estamos en el comienzo del desarrollo de la humanidad en ese sentido. Hemos sido capaces de entender y controlar las enfermedades de tipo transmisible o infeccioso, pero hay muchas enfermedades que aún no entendemos y no sabemos cómo evitar o curar: cardiovascular, cáncer, neurodegenerativas… generan muchísimo dolor y tenen un alto impacto económico. Un futuro sin enfermedades es lo que creo que tenemos que conseguir.

    • En breve tendremos que decidir qué itinerario académico seguir, ¿debemos buscar estudios con “salida” o considerar otros aspectos?

Creo que el aspecto más importante es elegir una carrera acorde con vuestros sueños. Las capacidades se aprenden.

    • El panorama laboral que existe en la actualidad no nos resulta demasiado esperanzador, ¿cree que si nos preparamos a conciencia podremos ganarnos la vida como científicos?. ¿Podría darnos algún consejo para diseñar nuestro futuro?

No dejéis que el panorama laboral actual os desanime. No puedo daros mejor consejo que el de que no dejéis de formaros; hará que se os presente un mayor número de opciones en la vida y tendréis mayor libertad de elección entre ellas. En cuanto a la carrera científica, además de ser apasionante y muy gratificante, tiene mucho futuro. Hay muchas grandes incógnitas sobre la vida, el mundo y nuestro entorno, y la ciencia seguirá teniendo la clave para responderlas.

One thought on “Entrevista a MARÍA BLASCO. Directora del CNIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *