Kadula es Licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Vigo; esta oniense de cuna, afincada en Galicia, maneja con maestría los pinceles, las tintas y empleando cualquier material crea de la nada dioramas imposibles y trabajos fantásticos.

  • ¿Cómo eras de pequeña? ¿Qué te gustaba hacer?

Una niña corriente, alegre, muy inquieta, con temperamento… Siempre andaba con papeles, tijeras, pinturillas… Hubo unos años que hice teatro y recuerdo disfrutar mucho en el escenario. Ahora siempre que voy como espectadora me gusta imaginarme los momentos previos, la escena detrás del escenario, es un momento mágico que añoro.

La música también ocupó un lugar importante en mis primeros años aunque actualmente no toco ningún instrumento, pero vivo con música.

  • ¿Crees qué cualquier persona con el material adecuado es capaz de crear una obra de arte?

Pablo Picasso dijo; “Todos los niños nacen artistas. El problema es cómo seguir siendo artistas al crecer.”

Estoy totalmente de acuerdo con esta afirmación, por lo tanto cualquier individuo fue artista al menos una vez en su vida, aunque no sea consciente de ello. Cuando eres niño las ganas de crear son extraordinariamente fuertes. Hace un par de meses mi sobrino Josué, de 8 años, me llevó a una exposición en la que habían participado niños de Primaria. El objetivo era construir un espantapájaros con material reciclado y el resultado era brillante, me encantó y disfruté mucho viendo aquellos personajes tan auténticos y artísticos.

Los niños cuentan con una capacidad que en la edad adulta desaparece y es que no tienen miedo a equivocarse y arriesgan. En mi opinión esa condición les permite crear obras de arte.

Anciano con acordeón - Lápices sobre madera
  • ¿Quién o qué experiencias te empujaron a ser artista?

El entorno juega un papel fundamental a la hora de tomar decisiones. He nacido en una familia donde la actividad artística ha estado presente en nuestra vida. Siempre tuve claro que quería dedicarme a aquello que despertase mi interés por seguir aprendiendo y disfrutar al mismo tiempo, y la pintura lo consigue. Esto sería imposible si no hubiese contado con la confianza y el apoyo de mi familia. Siempre me animan a continuar y me dieron las herramientas para acercarme a mis objetivos.

  • ¿El artista nace o se hace?

Diría que nace y se hace. Este dilema tiene un poco de todo.

  • ¿Qué técnicas empleas y cómo te inspiras a la hora de realizar una obra?

En mi caso las técnicas dependen del trabajo que hago en cada momento. Respecto a la pintura, la tinta o la acuarela siempre vienen conmigo. Son fáciles de transportar, rápidas en secado, el material perfecto para pintar en cualquier momento. Llevo unos años trabajando con lápices de colores sobre madera y lo cierto es que me siento muy cómoda.

  • ¿Cuáles han sido y son tus fuentes de inspiración?

Hay ocasiones en que la distancia con el origen hace que te sientas solo y necesitas recuperar ese vínculo con las raíces. En esos casos la familia, Oña, sus gentes, sus costumbres… son motivo de mis trabajos. La inspiración es variable, puede que una canción o un poema generen una idea, o que un testimonio te despierte empatía, una protesta por una causa justa…

    • ¿Cuándo te planteaste ser artista?/¿Cuándo empezó a ser el arte un parte importante de tu vida?

No sé si el objetivo era ser artista, ni siquiera sé si lo soy hoy, pero lo que tengo claro es que disfruto y aprendo con lo que hago y seguiré trabajando en lo que creo.

El arte es un lenguaje universal, no entendería la vida sin expresión artística.

    • ¿Cuál fue tu primer diorama?

En el 2010 hice una serie experimental, pero el primero que cumplía los objetivos lo hice en 2011 con motivo de la jubilación de mi madre. Era un diorama especial y con mucha carga sentimental. Medía 15×15 cm construido con materiales varios y representaba el espacio de trabajo que mi madre había ocupado durante más de treinta años. Quise captar el alma del lugar, su historia y mi madre cómo protagonista, aunque no aparezca en la escena, se intuye su presencia. Este lugar ya no existe, y esto hecho enfatiza el sentido de la pieza.

Raquel Martínez. Diorama - Lugar de trabajo de mi madre
    • ¿Te gusta vivir en una aldea? ¿Qué echas en falta de la gran ciudad?

Sí, vivir en una aldea de unos cuarenta habitantes me ha enseñado a ser más autosuficiente, a valorar más los recursos, a disfrutar del silencio, de la naturaleza…

No echo de menos la ciudad como tal, sí añoro a personas, esas relaciones cotidianas que se han establecido durante nueve años, esa ruptura la llevo peor.

    • ¿Por qué cultivas tus propios alimentos cuando es más cómodo ir a comprarlos al supermercado?

Son muchos los beneficios que obtienes cultivando tu propio huerto. Sabes que son alimentos libres de pesticidas y otros químicos, aparte de obtener mejor calidad también se reduce el gasto económico. Es una opción ecológica y saludable y una forma de vida mucho más sostenible.

    • Eres una artista comprometida con la sociedad ¿cómo es posible emplear el arte para mejorar nuestro entorno más próximo?

Hay una frase de Tony Kushner que recoge muy bien esta cuestión; “ El arte no es solamente contemplación, es también un acto, y todos los actos cambian el mundo, al menos un poco”. Todos los individuos tenemos el deber de mejorar nuestro entorno, la pintura es un instrumento capaz de transmitir valores, que perdura en el tiempo, se trata de poner el punto de mira en aquello que no funciona y mostrar lo que a veces se quiere ocultar y generar una reflexión al respecto.

    • En una pequeña aldea el acceso a Internet no siempre es posible ¿Se puede vivir sin Internet y sin redes sociales?

Claro que se puede vivir sin internet. No tengo redes sociales y tan sólo hace unos meses que cuento con la web. Internet se ha convertido en un medio muy útil, pero tampoco debe ocupar toda nuestra atención, porque fuera de la pantalla el mundo sigue girando.

    • ¿Es fácil el mundo del arte?¿Es posible vivir de él?

El mundo no es fácil en general. En el arte creo que debes trabajar mucho y ser muy paciente porque a veces los éxitos no llegan tan rápido como quisiéramos. Si hablo desde mi experiencia, diré que es una profesión económicamente inestable. Hubo ocasiones en las que pensé buscar otro trabajo, “reciclarme” pero siempre me asalta la misma pregunta ¿qué hubiese pasado?¿cuál hubiese sido la recompensa a seguir trabajando en lo que creo? Es entonces cuando salen las ganas, que eso no nos lo pueden quitar nunca , las ganas de aprender, de mejorar, de trabajar, de vivir y conseguir las metas que te propongas, no quiero pensar que todo eso cae a un saco roto, todavía no.

Claustro de San Salvador de Oña. Tinta sobre papel
    • Durante un tiempo te planteaste dar clases en un instituto pero abandonaste la idea, ¿qué elementos incorporarías al currículo de Secundaria si pudieras?

Tengo una opinión bastante crítica con el sistema educativo en general, pero no me atrevería a decir qué quitar o que añadir al currículo. Si hablamos de la educación plástica y visual, diría que es deficiente desde la primaria. Se percibe como una materia más lúdica que útil y es infravalorada frente a otras asignaturas troncales.

La importancia de educar visualmente a los niños de hoy hará que mañana sean adultos críticos y analíticos con lo que hoy consumen de manera pasiva. Vivimos en una sociedad de imágenes, con mensajes que nos condicionan y es necesario aprender a interpretar ese lenguaje desde la escuela, si no queremos una sociedad «aborregada» y obediente que responda fielmente a intereses meramente económicos.

    • ¿Quiénes son tus artistas favoritos?

Más que artistas tengo obras favoritas, “La columna rota” de Frida Khalo

, “El grito” de Munch

, ”El Guernica” de Picasso

, los grabados y dibujos de Goya

, “El jardín de las delicias” del Bosco

, “El circo” de Calder

Contemporáneos destaco la obra de Banksy

, por su actualidad y su eficaz valentía al plantear cuestiones incómodas. Santiago Sierra

, en España. También el trabajo del Roto

, admiro mucho su ingenio, su maestría para contar lo que sucede cada día y esas frases tan bien traídas, que nunca te dejan indiferente.

    • Nos recomiendas una exposición o un museo que te haya gustado?

El Museo Reina Sofía es una buena propuesta, principalmente porque alberga un icono del siglo XX como es “El Guernica” y es obligatoria su visita. Muestra la capacidad que tiene el arte de hacernos reflexionar ante cuestiones tan universales como es la necesidad de paz.

    • ¿Qué aconsejarías a los estudiantes que sienten pasión por la pintura y que están pensando en dedicarse a ello?

No soy mucho de consejos, yo diría que !adelante! pero que en muchas ocasiones se enfrentarán a la incomprensión social y se tendrán que armar de tenacidad y paciencia.

    • ¿Qué proyectos tienes entre manos en estos momentos?

En estos momentos estoy trabajando en un retrato actual pero que representa un pasado gris, un reflejo de la situación que estamos viviendo. Quizás es que hay muchas cosas que no cambiaron tanto como nos contaron y nos toca hacerlo ahora.

Raquel Martínez. Lápices de colores sobre madera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *